Cotilleos y Reflexiones

[CotilleosYReflexiones][bleft]

Mis Artículos

[MisArtículos][bsummary]

Leído en prensa

[LeídoEnmPrensa][twocolumns]

Pedro Sánchez quiere perder más votos

Me cuesta entender como gente con dos dedos de frente sigue a un descerebrado como si fuera un auténtico zombie, pero ocurre. Me cuesta también entender como es posible que un descerebrado logre en España tales cuotas de poder como las que consiguen muchos políticos, pero también ocurre. Pero me cuesta mucho más entender lo que se ha venido en llamar la erótica del poder, esa que convierte al poderoso en una especie de ídolo con pies de barro o de hormigón, pero también ocurre, y mucho más de la cuenta.

Pedro Sánchez nos ha demostrado desde que cogió las riendas del PSOE que todavía se puede empeorar a Zapatero. Algo que parecía del todo imposible en el PSOE demuestran continuamente que es fácilmente empeorable. Pedro Sánchez acudía al comité federal del PSOE tras muchos días de silencio a pasar una nueva reválida. Una de las muchas que lleva superando para sorpresa de muchos que, obviamente, deben ser unos auténticos desconocedores de la historia del PSOE. 

En este último comité federal ha decidido Sánchez dos cosas. La primera es no optar a la presidencia del gobierno, no presentar su candidatura. Algo que con ochenta y cinco diputados debería resultar obvio para cualquiera en Sánchez, y señora, es una notable novedad. La segunda, y aún más importante, es que no va a facilitar de ninguna de las maneras la posibilidad de que Rajoy sea investido presidente del gobierno. Es decir, ni le va a apoyar ni se va a abstener. 

Esto lo que significa es algo muy importante, a Pedro Sánchez ni le importa España ni le importa su propio partido, lo único que le importa es él mismo, lo único que le importa a Sánchez es Sánchez. Para Sánchez su situación actual es la ideal, secretario general de un partido y jefe de la oposición. Sánchez demuestra con todo esto que es el típico trepa que una vez consigue acomodarse en un puesto se agarra al asiento caiga quien caiga. Sánchez está ejerciendo una profesión, quizás la única en la que pueda ganarse la vida ahora mismo, y no va a renunciar a ella a no ser que le obliguen por la fuerza.

El ínclito Sánchez está rodeado de personas en su partido con más o menos preparación y por profesionales más o menos cualificados, pero con todo esto están demostrando que ninguno tiene nivel. Están aguantando a un don nadie que les lleve por un camino totalmente equivocado del cual no puedan volver nunca. ¿Será que su objetivo profesional es el mismo que el de Sánchez y están a gusto en los puestos que les ha tocado? Desconozco la respuesta, pero algo les deben dar con el agua para que agachen la cabeza ante el más mediocre. 

Esto nos aboca, de seguir por este camino, a unas terceras elecciones. Elecciones en las que, al paso que van los socialistas, perderán otros cientos de miles de votos más. Y no es que a mi eso me importe, lo he dicho miles de veces, ojalá el PSOE desapareciera. No ha habido partido más traidor y falso a lo largo de la historia de España. Pero hay algo que si me importa, España y su futuro (que es también el mío) y con toda esta fauna de personajes lleva ya demasiado tiempo pintando bastos. Mientras tanto que nadie meta mano a plantear una segunda vuelta electoral no sea que alguno pierda su poltrona. Esa poltrona que tan cara nos cuesta a los que tan poco importamos.

2 comentarios: