jueves, 16 de febrero de 2017

Tranquilos, las pensiones de los políticos no corren peligro

Mucho se está hablando últimamente de las pensiones y de la edad de jubilación. Por un lado de la hucha de las pensiones y del uso que de ella está haciendo el gobierno. Por otro lado, de la insostenibilidad del sistema y de la falta de nacimientos y el envejecimiento de la población, lo cual puede provocar que no haya forma de pagar a tanto jubilado. Ahora ponen una nueva guinda a ese pastel diciendo que la edad de jubilación debería ser más tardía.

Como diría aquel, el rumor es la antesala de la noticia, todos estos rumores significan que tarde o temprano nos vamos a llevar un susto con las pensiones, con la edad de jubilación y me temo que con muchas cosas más. Lo más curioso e indignante de todo esto es a quién le toca decidir qué va a ser de nuestro futuro cuando seamos ancianos, a los políticos. Decide sobre el futuro de los demás alguien que no va a tener problemas con su futuro porque está garantizado por todos los demás a los que, casi seguro, va a desplumar.


Esto, tan básico y tan real, podría ser el argumento de alguna película de humor o de terror de serie "B", pero para nuestra desgracia no lo es, es el guión con el que alguien va a marcar el resto de nuestras vidas. Clama al cielo que quien decide todo eso lo haga mientras encubre robos de amigos, colegas de partido o familiares. Gente que en su vida ha gestionado un dinero generado por ellos mismos y gente que, además, se marca un futuro para sí mismos idílico a costa del dinero de los demás.

Pero lo más surrealista de todo es que nosotros nos quedemos tan tranquilos, como cuando las vacas ven pasar el tren y sin inmutarnos. Solo les falta hacerlo dándonos una colleja mientras nos dicen al oído: "eres muy tonto". Si ahora que estamos en edad de poder evitarlo, si ahora que estamos en edad de hacer de nuestra vejez un momento de nuestras vidas tranquilo y apacible no hacemos nada, ¿a qué vamos a esperar? ¿A que nos toque? Ellos son muy sinvergüenzas pero tienen razón en algo, nosotros somos muy tontos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada