domingo, 25 de septiembre de 2016

Las cunetas

Millán-Astray. Héroe de guerra y fundador de la Legión
Aunque sea obvio decirlo porque todos sabemos en qué año vivimos, es importante recordar a muchos que vivimos en el año 2016. Aunque a algunos les parezca obvio, pero es que habrá muchos que ni siquiera lo sepan, es importante recordar que la guerra civil española empezó en el año 1936 y acabó en el año 1939. Es decir, este año se han cumplido ochenta años del comienzo de la guerra civil. Lo que significa que muchos de los combatientes de la guerra, o murieron en el campo de batalla o, si sobrevivieron a él, ya estarán muertos por obvias razones de edad. Las personas que viven ahora y que hayan vivido algo de aquella guerra serían entonces niños, los niños de las posguerra.

Poner en antecedentes de todo esto es importante en un país en el que muchos pretenden crear a día de hoy dos bandos que, hasta que no fue presidente Zapatero, no existían. Y cito a Zapatero, personajillo bastante habitual en mis artículos, porque este necio ha sido el principal culpable y generador de la mayoría de los problemas que estamos sufriendo ahora. Ideó la famosa ley de memoria histórica a la que el único apellido que le falta es el más importante, parcial. Y es parcial porque una guerra no lo es, es parcial porque en una guerra se cometen muchas barbaridades por parte de todos, tanto por los del bando que él consideraba buenos, como por parte del bando que consideraba malos. Se reabrieron viejas heridas con un único fin, la disputa y la venganza. Así estamos como estamos ahora.

Quien ahora tiene una ideología de izquierdas busca y rebusca en su pasado algún familiar, amigo o conocido encontrado muerto en una cuneta, si no lo tiene se lo inventa. Es habitual encontrarte este tipo de afirmaciones de "a fulanito le encontraron muerto en una cuneta", sea verdadero o falso. Solo por el mero hecho de justificar un odio pre-fabricado e incluso artificial, alentado sobre todo por quienes ahora quieren usarlo para ser votados, para tener poder. Buscan y rebuscan en el pasado y, si no les cuadra, se lo inventan. Es muy fácil, en un mundo lleno de incultos que no conocen ni su propia historia, nadie se va a molestar en informarse. Se quedarán a gusto con escuchar, simplemente, lo que quieren.

Pensar para ellos es muy fácil, sobre todo si no tienen que molestarse en hacerlo y ya algún admirado líder del gulag se lo da todo hecho y mascadito, aunque sea completamente falso. Aunque ese líder si que tenga que ocultar cosas de su pasado que, en estos tiempos, tiene la suerte que poca gente se dedicará a buscar. Algún nieto de asesinos presume abiertamente de un abuelo que era de todo menos persona honesta. Algún nieto de militar franquista repudia de su abuelo ignorando y escondiendo su pasado. Y todo por su propio interés personal, todo por un poder que pretende conseguir cueste lo que cueste.

Ahora intentan esconder y ocultar toda la verdad metiendo a todo el mundo en un mismo saco y quitando sus nombres de las calles. Y les da igual de quién sea. Ya puede ser un militar que ni siquiera participó en la guerra, o de un intelectual que lo único que hizo mal para ellos fue tener una ideología determinada, la mal vista. Aunque después hubiera sido un excelente escritor, un magnífico pintor o un reputado músico. La historia es la que es y los hechos son los que son, por mucho que todos estos lo intenten camuflar y ocultar. Como nuestros hijos se van a encontrar en el colegio con una historia falsa y maquillada, a antojo de todos estos, ya nos ocuparemos muchos de explicarles lo que pasó de verdad.

Y esta manipulación ha sido tan grande y efectiva que está completamente asimilada incluso en el lenguaje por parte de todo el mundo. A una persona de derechas, en este país, se la califica de fascista o de nazi, ignorando por completo que el origen de estas dos ideologías provienen de partidos de izquierdas. El fascismo tiene su origen en Italia y fue creado por el Partido Socialista Italiano, el nazismo tiene su origen en Alemania y fue la ideología creada por el Partido Nacional SOCIALISTA Alemán. Siendo sus dos creadores, tanto Hitler como Mussolini, grandes amigos del comunista Stalin hasta la Segunda Guerra Mundial. Una falacia y una mentira más, critican algo que tienen que manipular de base, muy sensato y lógico todo eso. 

Ignorantes manipuladores.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Mi sexualidad es mía

Si negáramos que hubo un tiempo en que las personas con una sexualidad diferente eran perseguidas estaríamos mintiendo. Las mujeres homosexuales casi no existían y los hombres eran bichos raros de los que muchos se burlaban e incluso eran perseguidos y golpeados. Tiempos oscuros en los que mucho descerebrado intentaba ocultar sus propias carencias o sus propios traumas atacando a otros. Pero no solo en lo referente a la sexualidad, ser diferente era un motivo para ser atacado y vejado. Aunque muchos no quieran verlo eso es algo que sigue pasando, el diferente es atacado y vejado también ahora. Aunque en estos tiempos muchos de los que atacan eran los atacados de antes, es decir, están cometiendo el mismo error que ellos sufrían en su momento.

Ahora, que vivimos en unos tiempos en que cada vez tenemos menos capacidad para ocultar nuestra vida privada e incluso, muchas veces, somos nosotros mismos los que la destapamos ocurren cosas muy diferentes. Los que antes se ocultaban son los que atacan y los que antes se escondían son los que sacan todos sus trapos a la luz pública. Ahora para un homosexual, bisexual, transexual, etc...una de las cosas más importantes del mundo es difundir su sexualidad a los cuatro vientos. Sin que nadie le pregunte reconoce abiertamente esa homosexualidad, incluso sin venir a cuento. 

La elección de con quién se acueste cada uno debe ser una elección que realice cada uno libremente, en función a sus gustos y necesidades. Difundir a los cuatro vientos sus preferencias sexuales, a mi modo de ver, es perder algo más importante que esa libre elección, es perder mucha vida privada. ¿Qué se consigue con eso? ¿Para qué me va a contar alguien con qué tipo de personas le gusta acostarse a no ser que sea porque lo esté intentando conmigo? Como en muchas cosas de la vida confundimos el culo con las témporas. Si alguien asistiera a este espectáculo desde un lejano planeta pensaría que la mayor parte de la población es homosexual o bisexual, cuando no es así. Los homosexuales son una parte muy pequeña de la población, muy libres ellos de hacerlo con quien quieran, pero muy pequeña.

Pero el problema no es que vayan contando con quien se acuestan, el problema es que en su ejercicio de libertad son ellos los que ahora atacan intentando coartar la libertad de los demás. Si era terrible el tiempo en que ellos eran atacados, ¿por qué lo hacen ellos ahora? Se han convertido en un grupo de presión tan sumamente influyente que están obteniendo beneficios de políticos e instituciones injustos y absurdos. 

La libertad sexual se disfruta, o por lo menos muchos lo hacemos, de manera privada. No hay por qué ir contando al mundo tus preferencias en la cama, a no ser que sea para montarte en el carro de una nueva moda. Y ese es el problema ahora, muchos adolescentes no tienen desarrollado su cerebro pero, al parecer, sí su sexualidad y presumen abiertamente de una sexualidad, en muchos casos, forzada por la moda. Es una pena que hasta cosas tan privadas, naturales y personales como esa se rijan, también, por modas. Muchos criticarán esta opinión, pero todo está fomentado y tele-dirigido. ¿Que muchos creen que no? Pues que piensen lo que quieran. Serán otros muchos de los que siguen modas, presumiendo de no seguir ninguna y creyendo tener una libertad que en realidad no tienen.  

Critican mucho a los poderosos y no se dan cuenta que todo esto está fomentado por ellos. La única forma con la que nosotros nos podemos proteger de ellos es con la unión, sobre todo con la unión familiar. El fomentar la homosexualidad, así como en núcleos cada vez más reducidos de la pareja y, como mucho, teniendo una mascota en lugar de hijos es una forma de debilitar al individuo. Nadie lucha tanto por lo suyo como un padre o una madre por sus hijos. La falta de esa estructura familiar es peligrosa, en situaciones comprometidas o peligrosas siempre tendrás a tu familia para ayudarte. Ahora se considera a la estructura familiar tradicional como algo arcaico, carente de una modernidad que no es más que otra forma de moda. La reeducación en la soledad no es más que una forma de ingeniería social para debilitar. 

viernes, 23 de septiembre de 2016

Vida de soltera

Parecía que había sido ayer, pero ya habían pasado dos semanas desde que Juan se había ido de casa. María pensaba todo esto mientras se lavaba su pelo en la ducha. La espuma en su cabeza era abundante puesto que sus pensamientos la tenían absorbida mientra se friccionaba el pelo una y otra vez. Unas veces de una forma más lenta y otras más rápida, dependiendo de si era un pensamiento que la enojara o no. Pensaba, también, que había llegado el momento de convocar a los mellizos en casa y explicarles todo. Ya eran lo suficientemente adultos para hablar claro con ellos y tenían que saber que de repente tenían otra hermana.

Esperaba que, sobre todo, con el asunto de su nueva hermana reaccionaran bien. No podría soportar un rechazo hacia ella, que nada tenían que ver con las circunstancias de tres adultos. A pesar de su edad les consideraba sanos y coherentes. Lo entenderían perfectamente, o la primera sorprendida sería su propia madre. Seguía sin poder entender la gran mentira de Juan. Aún sabiendo ya la verdad no le entraba en la cabeza haber estado engañada tanto tiempo. Una cana al aire, sin más, habría sido incluso comprendida por ella. Pero una historia como la que había detrás no era normal. Le parecía como si no le conociese después de tantos años.

Y también le venía a la cabeza Carlos. Lo que había pasado era completamente nuevo para ella. No había estado nunca con otro hombre que no fuera Juan, excepto algún que otro rollete de adolescentes que no había pasado nunca de un simple y, casi siempre, robado beso. Se daba cuenta que le importaba, que le echaba de menos. Se daba cuenta que quería verle y que esa relación no acabara solo en aquella maravillosa noche que los dos habían pasado juntos. A pesar de lo bebida que estaba tenía en su cabeza cada uno de los mágicos momentos de los que había disfrutado tanto con él. 

Recordaba el roce de su piel, su olor. Tenía en su mente cada lunar de su cuerpo y todo lo que le hizo disfrutar. No era capaz de recordar cuántas veces le había llevado al éxtasis, pero eran muchas más a las que ella había estado acostumbrada siempre. Ese sí que era un pensamiento agradable, esa fantástica noche que no sabía si se volvería a repetir, pero lo estaba deseando. Sus manos ya poco a poco pasaron de estar en su cabeza y empezaron a recorrer su cuerpo. Ya no había un lugar en su cerebro para pensar en problemas y sí para dar rienda suelta al deseo que aquella noche provocaba en ella. Pronto sus manos pasaron por sus pechos y después acabaron en su sexo. Los gemidos fueron instantáneos y provocaron que se olvidara de todo el mundo a su alrededor. Estaba ella sola, sola, pero con Carlos en su pensamiento. Estaba ella sola, pero por un momento su imaginación le llevó a rememorar aquella noche de pasión por completo. Al final solo hubo lugar para un pensamiento más, ¿por qué se ha ido sin dejarme nada para poder localizarle? ¿Será que no quiere volver a verme?

Una vez se hubo secado tenía una gran sensación de paz. La mente más despejada y clara, debía empezar a poner en orden su vida. Todo había cambiado de una noche. Toda su vida ahora era completamente distinta a la que ella estaba acostumbrada. Se sentía preocupada, pero tenía una extraña sensación de libertad de la que no había disfrutado nunca. Quería ver a Carlos, quería estar con él, quería volver a tenerle, pero eso también podía esperar. Iba a emprender un nuevo camino y por fin ella sola era quien decidía qué rumbo tomar. Sin consultas, sin preguntas, sin restricciones, lo que ella quisiera y cuando ella quisiera. Ahora ella tomaba el mando y era lo que más le apetecía en ese momento.


Sabes que la cama parece más calida 
Durmiendo aquí sola 
Sabes que sueño en color 
Y hago las cosas que quiero 

Crees que te quedaste lo mejor de mi 
Crees que te reíste el último 
Seguro que piensas que todo lo bueno se esfumó 
Crees que me dejaste rota 
Crees que correré detrás de ti 
Cariño no me conoces, porque eres el demonio 

Lo que no te mata te hace más fuerte 
Un poco más valiente 
No significa que esté solitaria cuando esté sola 
Lo que no te mata te quema 
Lo pone sobre el fuego 
No significa que esté acabada porque te hayas marchado 

Lo que no te mata te hace más fuerte, más fuerte 
Solo yo, yo misma y yo 
Lo que no te mata te hace más fuerte, más fuerte 
Un poco más valiente 
No significa que esté solitaria cuando esté sola 

Escuchaste que empecé con alguien nuevo 
Pero ya te dije que iba a avanzar sin ti 

Nunca creíste que fuera a volver 
Volver arrastrándome 
Tratas de romperme 

Lo que no te mata te hace más fuerte 
Un poco más valiente 
No significa que esté solitaria cuando esté sola 
Lo que no te mata te quema 
Lo pone sobre el fuego 
No significa que esté acabada porque te hayas marchado 

Lo que no te mata te hace más fuerte, más fuerte 
Solo yo, yo misma y yo 
Lo que no te mata te hace más fuerte, más fuerte 
Un poco más valiente 
No significa que esté solitaria cuando esté sola 

Gracias a ti he empezado algo nuevo 
Gracias a ti no tengo el corazón roto 
Gracias a ti por fin pienso en mi 
Sabes en el fondo que te fuiste fue mi comienzo 
En el fondo… 

Lo que no te mata te hace más fuerte 
Un poco más valiente 
No significa que esté solitaria cuando esté sola 
Lo que no te mata te quema 
Lo pone sobre el fuego 
No significa que esté acabada porque te hayas marchado 

Lo que no te mata te hace más fuerte, más fuerte 
Solo yo, yo misma y yo 
Lo que no te mata te hace más fuerte, más fuerte 
Un poco más valiente 
No significa que esté solitaria cuando esté sola

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Observo que hay mucho tonto a las tres blanqueando a ETA

José Luis Rodríguez Zapatero fue un presidente de gobierno indecente. Probablemente el más indecente de la historia, o por lo menos de mi historia. El cejudo inútil hizo muchas barbaridades, cometió muchas felonías y se comportó como un indecente en infinidad de ocasiones. La primera la propia forma en la que llegó al gobierno, gracias al mayor atentado de la historia de España, que él se ocupó muy bien de camuflar y de ocultar. Llegó a llamarnos conspiranoicos a los que no nos creemos la versión oficial, vale yo conspiranoico, él traidor. Después de esa gran indecencia hizo otras muchas, pero ninguna tan terrible como el asunto de ETA.

Este ser quería pasar a la historia. Ya lo ha hecho, arruinando a este país. Pero eso para él no era suficiente, había que pasar a la historia siendo el presidente que acabara con ETA. Pero como a este no es que le falte un hervor, es que está crudo, le daba igual cómo hacerlo. ¿Con la policía y metiendo en la cárcel a etarras? ¡Qué va! Eso es demasiado tiempo, se tarda mucho y es posible que aún siguieran matando después de ser él presidente. Lo más rápido y más fácil era dar a los etarras todo lo que pidieran. Darles el oro y el moro, ¿a cambio de qué? Pues a cambio de perdonarnos la vida. Pero si ya habían matado a más de 1000 personas (incluido el 11M). No pasa naaada, a Zapatero eso le daba igual. Lo importante era el y sus colegas rojos, el muerto al hoyo y el vivo al bollo. Y para vivos: Zapatero.

Pero si todo hubiera quedado ahí no habría pasado nada. Después de Zapatero ha habido una generación, con bastantes retrasados mentales, que se han ido haciendo mayores y nos quieren enseñar a los que ya peinamos canas lo que es la vida. ¿Y qué nos vienen contando estos "ciencias"? Pues que lo de ETA tampoco es para tanto, y que si mataban fachas todavía se habían quedado cortos. Ahora hasta Otegui, terrorista repugnante, va a foros de economía. Será a contar como economizar balas pegando tiros en la sien. Es decir, todo el mundo está intentando quitar importancia y blanquear a los asesinos etarras. Incluido tú Mariano Rajoy, que tú también tienes lo tuyo.

¿A donde puede llegar un país que ni siquiera se pone de acuerdo en una cosa así? Pues a ningún lado, un país así no puede llegar ni de aquí a ahí. ¡Qué pena España! Que un gilipollas fuera presidente no quiere decir que esa sea asignatura obligatoria para triunfar.

martes, 20 de septiembre de 2016

Una semana ya



Carlos estaba intranquilo también aquella noche. Quizás hubiera cenado demasiado, tal vez fuera el estresante día de trabajo en el que todo había salido al revés, o tal vez esa extraña angustia que le invadía desde que había vuelto a Madrid. Desde su vuelta era como cuando alguien tiene un problema que intenta olvidar, pero que cuando de vez en cuando reaparece en su cabeza le provoca un pequeño vuelco en el estómago. Se quedó dormido una vez más viendo algo en la televisión que al día siguiente nunca acertaba a recordar. Se despertó como sin saber donde estaba y se fue corriendo a la cama, no fuera que se desvelara y le costara volver a dormirse como tantas veces. 

Al cabo de dos horas se despertó y lo primero que le vino a la cabeza fue María. María, parecía que hacía mil años de aquella noche con María, pero solo había pasado una semana. Parecía lejana esa noche, y quizás fuera por la falta de noticias de ella. Siempre que sonaba su teléfono esperaba que de algún número que no tuviera registrado surgiera de repente la voz de María. No sabría ni que decirle. ¿Te echo de menos? ¿Quiero verte? ¿Aquella noche fue especial? Es probable que solamente se atreviera a decir un, "¿qué tal María?". Pero ahí estaba él, no sabía que hora era de la madrugada, solo sabía que no se oía ningún coche en la calle. Debían ser las tres o las cuatro y él sin poder dormir pensando en María.

Temía haberse enamorado, aunque todavía no lo tuviera demasiado claro, pero tenía a María en la cabeza. Algo debía sentir por ella porque después de su divorcio había pasado por muchas camas y no se había quedado en ninguna más de lo justo. Con María no solo se había acostado, había dormido con ella, se había despertado a su lado por la mañana. Y seguía pensando en María y de vez en cuando en Juan, pero a Juan le apartaba de su cabeza como con desprecio, como celoso. En su fuero interno deseaba que no volvieran a estar juntos, pero cuando se daba cuenta de sus pensamientos se lo recriminaba a sí mismo.

María, y seguía ahí, María siempre en su cabeza. Ni siquiera se le pasaba por la cabeza las miles de facturas que tenía que pagar y que no le dejaban conciliar el sueño la mayoría de las noches. Esa noche no, esa noche su cabeza solo estaba disponible para María. Para sus besos, para su cuerpo, para sus palabras, para aquella noche, para aquella excitación que hacía tanto tiempo que no sentía. Se dormía de vez en cuando durante cinco minutos y sus sueños eran de excitación, de cariño, de echar de menos, de alegría y de tristeza por la falta de noticias. María toda la noche. 

- Mañana mismo lo soluciono, mañana mismo la localizo.- Se dijo.

Mañana era ya hoy. Suena el despertador y se levanta. Se asea, se ducha, coge sus cosas y sale a la calle. Vuelve a la cruda realidad, vuelve a sus cosas.

- Que llame ella si le intereso.

Continua



He estado buscando, 
durante mucho tiempo 
alguien exactamente 
igual a ti. 

He dado la vuelta al mundo, 
esperando cruzarme contigo, 
Alguien como tu 
hace que esto merezca la pena. 

Alguien como tu, 
hace que me sienta satisfecho, 
Alguien exactamente 
como tu. 

He viajado por duras carreteras, 
buscando a alguien exactamente como tu, 
He llevado mi carga pesada, 
esperando a que la luz llegara 
Y me iluminara. 

Alguien como tú, 
hace que esto merezca la pena, 
Alguien como tu 
hace que me sienta satisfecho 

Alguien exactamente como tú. 

He estado buscando en mi propia alma, 
intentando averiguar en donde estabas, 
he ido y venido por autopistas, 
en todos los paises del extranjero.... 

Alguien como tú, 
hace que esto merezca la pena, 
Alguien como tu 
hace que me sienta satisfecho 

Alguien exactamente como tú. 

Recorriendo todo el mundo, 
caminando al ritmo de un tambor 
diferente cada vez. 

Pero recientemente me he dado cuenta 
de que lo mejor estaba x llegar. 

Alguien como tú, 
hace que esto merezca la pena, 
Alguien como tu 
hace que me sienta satisfecho 

Alguien exactamente como tú. 

Alguien exactamente como tú. 

Alguien exactamente como tú.

En casa de Elisa


- Buenos días Elisa.
- Hola Juan, buenos días. ¿Has dormido bien?
- No, la verdad es que he dormido fatal. Pero el desayuno y la camarera que me lo ha traído a la cama me han hecho olvidar la mala noche que he pasado.
- Me alegra oír eso - afirmó Elisa con una gran sonrisa.

Claudia miraba a sus padres desde su pequeña estatura como embobada. Era la primera vez que les veía juntos en su casa. Se sentía feliz, se le notaba en el brillo de sus ojos y en esa sonrisa que se les pone a los niños cuando están entusiasmados. En ese momento sentía que allí estaban su padre y su madre, todos juntos en una misma casa, como si fueran una familia normal. Solo pensaba en lo contenta que estaba y en cómo se lo iba a contar a sus amigas al día siguiente. Ya podía presumir de padre, ya podía decir que había desayunado con él y que estaba con ella en casa. Y así, como ensimismada, continuaba mirando hacia arriba justo en medio de Juan y Elisa, sintiéndose participe de todo y totalmente dichosa. De repente su madre le miró fijamente con una amplia sonrisa y le pidió que fuera a jugar a su habitación para que ellos pudieran hablar tranquilamente de las típicas "cosas de mayores".

A Claudia no le importaba porque en cuanto oía esa frase sabía que las cosas de mayores normalmente no eran buenas y prefería no continuar allí. Se dirigió a su habitación mirando continuamente a sus padres, que permanecían uno enfrente del otro y mirando también hacia ella. En cuanto la niña se encerró en su habitación comenzó la conversación entre Juan y Elisa. La noche anterior todo había sido demasiado rápido, la llegada de Juan nervioso. El susto inicial de Elisa al no saber qué es lo que había pasado exactamente y la, también habitual frase, de ya "te lo contaré mañana". El mañana había llegado y Elisa necesitaba explicaciones ante la repentina aparición de Juan en su casa.

Juan le explicó todo, su conversación con María, la discusión posterior y su marcha de casa. De repente se había encontrado dentro del coche sin saber exactamente dónde ir y decidió acudir a casa de Elisa hasta que tuviera la mente un poco más despejada. Todo esto sorprendió bastante a Elisa puesto que, tal y como le dijo, ella en su lugar ese era el último sitio al que habría decidido ir. Juan se sintió terriblemente mal ante aquella afirmación de Elisa, parecía no hacer nada bien en los últimos tiempos. En realidad Elisa no le estaba reprochando nada, solo le sorprendía que alguien tomara una decisión que a ella no se le habría pasado ni por la cabeza. Muchas veces, equivocados o no, pensamos que nuestro pensamiento es el único válido y que todo lo demás es absurdo. Consideramos como lógica solo nuestra propia lógica, sin saber que cada uno puede tener su propio punto de vista, equivocado o no.

Juan que, en un principio, no supo muy bien qué decir le pidió disculpas y sugirió que podía tener razón. Sentía que había cometido un error y así se lo hizo saber a Elisa. Decidió en ese mismo instante que esa misma noche buscaría un hotel hasta que decidiera qué hacer definitivamente, sugiriendo la idea de alquilar un piso. Continuaron hablando de muchas cosas. Hablaron de María, hablaron de Claudia e incluso Juan llegó a hablarle a Elisa de Carlos. A ella le sorprendió enormemente que un desconocido como Carlos hubiera convencido a Juan para hacer algo que ella llevaba diciéndole mucho tiempo que tenía que hacer. La vergüenza iba aumentando en Juan ante cada una de las afirmaciones de Elisa. Pensándolo fríamente no era algo demasiado lógico, pero el hecho es que había pasado y pocas vueltas podría seguir dando a algo que, evidentemente, ya no podía cambiar.

Elisa tenía una extraña sensación. La repentina aparición de Juan había despertado en ella sentimientos contrapuestos, el del miedo y el de la esperanza. El del miedo a volver a pasar con Juan el sufrimiento que este le había provocado y la esperanza de recuperarlo. Ella, aunque no lo reconocía ni ante nadie ni ante ella misma, seguía enamorada de Juan. En su fuero interno no le había olvidado, le tenía como encerrado en un armario, pero la llave de ese armario no la había tirado nunca.

- Tranquila Elisa, esta tarde me voy.
- No Juan, no te vayas. Quédate el tiempo que haga falta.

Continua



sábado, 17 de septiembre de 2016

Si no hay pasta es casta, si hay pellejo es viejo

Parece que los podemitas, más que en un ejercicio de lo que ellos llaman nueva política, se empeñan en que practiquemos el ejercicio de la sorpresa continua gracias a su descaro y a su indecencia. Cuando aparecieron en nuestras vidas nos empezaron a hablar de casta, todos eran casta, ellos no. Los socialistas eran casta, los de Izquierda Unida eran casta, los de Ciudadanos acabarían siendo casta y el PP sería (por supuesto) la gran casta, la mayor de ellas.

Empezaron con un discurso fácil de vender y de hacer, todo estaba mal desde el setenta y ocho (más o menos cuando nacieron la mayoría de ellos) y ahora que habían llegado ellos todo iba a ser mucho mejor, sobre todo, porque ellos lo iban a cambiar. La gente sería feliz y dichosa. Nos sonreiríamos al cruzarnos por la calle. Todo serían abrazos e igualdad porque ellos se iban a ocupar de que ganaran un pastón hasta los vagos que no les apeteciera incarla día si y día también. Ellos nos traerían ese "soma" del que tanto nos advirtió Huxley en su libro "Un mundo feliz" y del que tan necesitados estábamos todos.

Ahora ya están aquí ya ocupan muchos altos cargos de esas detestables instituciones porque cinco millones de "eminencias" que han descubierto la "verdad" en sus palabras así lo han decidido. Pero aún estando ya en esas detestables instituciones, no están donde ellos creían que iban a llegar, no están donde sus infinitas pajas mentales les indicaban que se iban a colocar. Están pero no están mandando, que es donde estos "prudentes" y "humildes" "servidores del pueblo" se veían. No están donde todo comunista que se precie cree que debe estar, no mandan del todo. Necesitan más. Necesitan de parte de la "casta" para mandar.

Izquierda Unida les vino muy bien, arruinados y con la única perspectiva de desaparecer eran el complemento perfecto. Se iban a comer el mundo. Tampoco fue suficiente, ahora les hace falta para llegar una de las dos patas de la "casta", del asqueroso "bipartidismo" que ellos tanto han denunciado y atacado como culpable de todos los males de nuestro país. Ahora esa casta es nuevo partido y solo se queda en casta lo que ellos llaman el viejo PSOE. Son incapaces de atacarles por el saqueo cometido en Andalucía de los ERE (de casi mil millones) porque se necesitan los unos a los otros. Ahora ha llegado lo que ellos llaman el nuevo PSOE porque los que robaban era el "viejo PSOE", a pesar de que en ese nuevo PSOE sigan las mismas caras, pero en diferentes puestos. 

A engañar a otros, ¡charlatanes!